Las regatas, Bandera de la Concha.

3 comentarios

708285_concha-regatas-2012-lazaro-gonzalez-donos_foto610x342

¿Cuál es el valor de una ballena? Algunos dirán que incalculable, los balleneros dirían que lo que valga su carne, el aceite obtenido de la grasa, sus barbas y sus huesos. Durante siglos los balleneros han competido por cazar al mayor número posible de estas criaturas, y la competición alcanzaba el máximo en las costas cantábricas. Cuando los vigías daban aviso de que se oteaba una ballena, los pescadores salían a la carrera en sus embarcaciones para ser los primeros en arponear al animal, ya que de ahí se derivaban una serie de privilegios en su venta.

Sigue leyendo

Anuncios


10 comentarios

Cómo cabrear a un español, cortesía de Tom Bartel

Aquí os dejo un artículo que acabo de encontrar sobre los españoles; es uno de tantos, pero debo decir que estos estudios sociológicos que hacen los extranjeros son sencillamente geniales! (y no dicen más que la verdad). Os hago una traducción del original en inglés:

PROBABLEMENTE DEBERÍA empezar todo esto diciendo que realmente no es tan fácil cabrear a un español, excepto que estés intentándolo abiertamente. Junto con los balineses, los españoles son probablemente las personas más fáciles de tratar y más agradables que me he encontrado nunca. (¡Gracias tío!)

No obstante, es posible enfadar a un español, especialmente en ciertas circunstancias.

Insultar a su madre.

Los españoles no dicen tacos como nosotros (es discutible). No hay un equivalente en su idioma para un simple “que te jodan” (lo hay, evidentemente, ¡cómo llegaríamos al final del día si no lo hubiera!). En cambio, la mayoría de los tacos reales invocan la castidad, o falta de ella, de la madre del insultado (verdadero). Tengo dos favoritos que oí cuando vivía en Madrid. Está el, digamos, standard, “Me cago en la leche de la madre que te parió”, que a veces se abrevia como simplemente “¡la leche!”. Pero mi favorito de todos los tiempos es, “Me cago en el kilómetro catorce de los tuvos del cornudo de tu padre” (primera noticia que tengo al respecto, pero debo admitir que eso cabrearía a un ibérico). Esto es insulto creativo.

Ser insensible a su identidad nacional.

 Mucha gente no lo sabe, pero hay al menos cuatro idiomas distintos que se hablan en España: Castellano, que es lo que conocemos como español; Catalán, el idioma de Cataluña, el área donde está Barcelona; Vasco (o Euskera), el idioma del área donde están Bilbao y San Sebastián; y Gallego, el idioma del área al norte de Portugal. Toda esta gente se ve como ciudadanos de su región primero (la cosa es más complicada que esto) y, excepto los castellanos, ciudadanos de España en segundo lugar (mucho más complicada que esto). De hecho, los vascos y catalanes tienen movimientos separatistas muy activos ahora mismo. Sé muy cuidadoso con cualquier generalización sobre España sea cual sea la región en la que estés. (Muy buen consejo, amigo Tom). 

No hacer ningún esfuerzo por hablar español, o el idioma de la región en la que te encuentres. 

 Cuando te arreglas con unas cuantas frases – aunque sólo sea por favor y gracias – los españoles se volcarán en intentar usar lo poco que saben en inglés para comunicarse contigo (a mucha gente le cuesta pillar esto). Pero empieza directamente a hablar inglés sin hacer ningún intento por llegar a un “acuerdo” con ellos y seguramente te harán caso omiso por ser un turista sin ninguna gracia… que lo eres. (Amén, Tom, toda la razón).

Conducir despacio en el carril rápido.

The Las carreteras en España son mucho mejores que lo que solían ser. La mayoría de las carreteras con dos carriles tienen puntos en los que hay carriles de adelantamiento. Pero ay de aquél que conduzca demasiado despacio (por ejemplo, a menos de 20 km/h sobre el límite de velocidad) (tampoco somos tan salvajes…), o que esté conduciendo por el carril rápido cuando no está adelantando (esto está prohibido en el reglamento de circulación). Una vez un camión tocó mi parachoques para sugerirme que me diera prisa. En ese momento iba a 120 km/h (claramente el conductor del camión era un peligro público, entonces). Mi consejo es que te mantengas en la derecha todo el tiempo.

Animar al equipo de fútbol de Barcelona cuando estás en un bar en Madrid.

Y viceversa (¡por supuesto!, quiero decir, ¿estás loco?). Se dice que las primeras tres palabras que aprende un niño español son fútbol, Barça y Real (Madrid) (ehhhhh… sin comentarios). Por lo menos una de las últimas dos palabras está normalmente precedida por maldito sea, que quiere decir “que se queme en el infierno”. Imagínate animar a los Red Sox en un bar de Manhattan. Te haces a la idea.

Mencionar a Francisco Franco.

El brutal dictador murió en 1975, pero su sucesor está en el poder ahora (tampoco es eso… tema complicado también). No hay español que no tenga opinión en este asunto. Lo mejor es evitar el tema excepto que conozcas muy bien a tu audiencia.

Intentar meter baza.

Cualquiera que haya estado alguna vez en un grupo de españoles sabe que no existe eso de esperar a que el otro termine de hablar para empezar a hablar ellos. Si hay cuatro españoles en un grupo, hay cuatro personas hablando. Y, mientras hablan, el volumen sube al intentar cada uno hacerse oír sobre los demás. En realidad, esto no cabrea a un español, que nadie escuche. Así es como son las cosas. Te cabreará a tí mucho más que a ellos. (Sí, vivimos con ello).

Banalizar la cultura española.

Los franceses tenían un dicho, “África empieza en los Pirineos” (nunca nos han gustado estos gabachos). Este era el insulto definitivo para los españoles. Puede que cuando Franco estaba en el poder (o cuando lo estaban los Moros hace 500 años) los franceses tuvieran algo de razón (bueno… puede que sí…). Pero ahora los españoles están tremendamente orgullosos de su estatus en Europa. Y están mucho más orgullosos de su herencia cultural que se dibuja fuertemente en sus tradiciones cristiana, musulmana y judía (no me digáis que eso no es para estar orgulloso). Intentar banalizar su cultura y su contribución al mundo no sólo les cabrea a ellos, sino a mi también. ( :) )

A menos de que quieras que diga algo sobre tu madre, no lo hagas. 

(Aplausos, por favor).

Aquí os dejo el original. Echad un vistazo, este chico es un genio.

Read me in English.